parasha-bereshit

Parasha Bereshit No.1

Bereshit 1:1 Bereshit bara Elohim el hasamayin vet ha-aretz

Génesis 1:1 En el principio creo Elohim los cielos y la tierra

Aquí comienzan las parashot del año 5777 es una bendición poder compartir con ustedes La Parasha Bereshit, conocida como “Génesis”, “En el mundo, el universo tiene un principio.” Entre las religiones La Torah empieza mostrando a Israel y al mundo, que el universo tiene un principio. Entre las religiones paganas existe la creencia de que el universo es eterno o que las cosas hayan sido creadas por la lucha entre diferentes dioses. La hipótesis de la evolución enseña que todo se ha desarrollado mediante la casualidad. Pero la Torah nos enseña que hay Uno que esta por encima del universo, y que ha dado inicio a todas las cosas. Este conocimiento evita toda adoración a las cosas creadas en lugar del Creador, que es la misma esencia de la idolatría. Romanos 1:20-25

 Bereshit (Génesis) 1:1-13

Comienza la narración de los tres primeros días de la creación, fueron hechos los cielos y la tierra, la luz, las tinieblas y el reino vegetal. Estos textos hablan de un inicio, lo cual y la tierra fueron creados, lo cual nos enseña que el espacio y la materia no son eternos, sino fueron llevados a la existencia en un momento histórico, en el principio del tiempo. ¿Que había antes del principio? Solo uno, Hashem nuestro Elohim. La palabra hebrea que ha sido traducida como “en el principio” es “bereshit”. Es una palabra compuesta por dos palabras, “be” que significa “dentro de”, “en”, “con”, “por medio de”, “por causa de” etc..,; y “reshit”, que significa “primero (en lugar, tiempo, orden o rango)”, “primicia”, “inicio”, ”principal”, “lo mejor” etc.. Según el diccionario Strong, esta palabra viene de la misma raíz que “rosh” que significa “cabeza”, “parte superior”, “comienzo”, “jefe”, “principal”, “gobernante”, etc..

En las Escrituras hay una relación muy intima entre Reshit y el Mesías.

1. El Mesías es el Reshit de todas las cosas, Colosenses 1:15-18.

2. El Mesías es también las primicias, el Reshit, de la resurrección, 1 Corintios 15:20,23.

3. El Mesías está detrás de todas las cosas creadas. El Mesías esta en el interior del Padre eterno desde la eternidad, Juan 1:18

4. Aquí no está escrito que el Hijo estaba en el seno del Padre, sino en tiempo presente, esta en el seno del Padre. Como el Padre está fuera del tiempo, su Hijo, que es el Mesías, esta fuera del tiempo, dentro del Padre, en la eternidad, en el presente continuo por toda la eternidad, Juan 17:5,24

5. El Eterno ha decidido gobernar el universo por medio del Mesías. Por lo tanto, la palabra “Reshit” está relacionada en las Escrituras con el principio de un reinado. Es más, el Mesías es la razón por la cual todas las cosas fueron creadas y para quien toda haya sido hecho. El Eterno creo todas las cosas por medio del y para Mashiaj, que mas adelante iba a ser manifestado a través de un hombre, 1 Juan 1:1-2

6. El prefijo hebreo “be” en la primera palabra de la Torah, “beReshit”, significa “en”, “por”, “en”, “por”, “en aras de”, “por causa de”, etc… Esto nos enseña que Elohim creo los cielos y la tierra “en Reshit’, o “por causa de Reshit”. Como hemos visto antes, Reshit es la Torah, Israel y el Mesías. En realidad estos tres son uno. La Torah es el plan eterno por medio del cual el mundo fue creado. Israel es el hijo primogénito del Eterno, cf. Éxodo 4:22, Óseas 11:1. El Mesías es la Torah manifestada como hombre, cf. Juan 1:14 y el que reúne en si a todo Israel, cf. Mateo 2:15, Juan 12:32

7. Así que, todas las cosas fueron creadas por medio de la Torah y por causa de Israel. Y todo fue creado por medio del Mesías, Juan 1:1-3

La primera letra de la Torah es bet, que significa “casa”. Por lo tanto podríamos entender el primer versículo también de esta manera; “Una casa de Reshit creó Elohim los cielos y la tierra” Esto nos enseña que los cielos y la tierra son la casa de Reshit, que es el Mesías. Casa y ropa es esencialmente lo mismo. La creación es la ropa del Mesías, como está escrito en el Salmo 102:25-27 y Hebreos 1:10-12

“En el principio creo Elohim los cielos” — La palabra hebrea que ha sido traducía como “cielos” es “shamayim”. Es una palabra que está en la forma dual. Hay tres formas para los sustantivos en el idioma hebreo, singular, dual, y plural. El dual siempre es una referencia a dos, un par. En este caso la palabra “shamayim” habla de un par de cielos. En primer lugar se refiere al cielo invisible y al cielo visible, como está escrito en Deuteronomio 10:14

En su extensión profética, la palabra “shamayim” también indica que puede haber más que dos cielos. El texto de Deuteronomio habla de dos cielos. Los cielos de arriba pueden estar divididos en varias secciones, y así también los cielos de abajo. En 2 Corintios 12:2-4, el shaliaj Shaul dijo que había estado en paraíso el tercer cielo, como está escrito.

“En el principio creo Elohim los cielos y la tierra.” – La palabra hebrea que ha sido traducida como “tierra” es “eretz”. Esta palabra tiene varios significados:

• La tierra, el orbe, el globo terraqueo (en contraste con el cielo) cf. Génesis 1:1

• Suelo, terreno, terruno, tierra “en contraste con el mar”, cf. Génesis 1:10

• Pais, nación, territorio, región (un lugar limitado de lo seco), cf. Génesis 2:11

• La tierra prometida, la tierra de Israel, cf. Génesis 12:1; Rut 1:1; Mateo 5:5; Hechos 11:28-29

 Bereshit (Génesis) 1:14-23:

Son el cuarto y quinto día de la creación, aparecen el sol, la luna y las estrellas, los planetas, el reino acuático y las aves. Las tres clases de lumbreras, el sol, la luna y las estrellas (incluidos los planetas), fueron puestos en los cielos para cumplir siete propósitos divinos principales:

• Separar el día de la noche

• Ser señales

• Marcar las citas divinas

• Mostrar días

• Mostrar años

• Ser lumbreras en la expansión de los cielos

• Alumbrar sobre la tierra

Hay tres palabras hebreas usadas en el relato de la Torah de la creación de todas de las cosas:

• Bara – creo, dio existencia a algo que no existía, cf. Génesis 1:1, 21;27-28

• Asa – hizo, llevo a cabo, perfecciono en su estado óptimo, cf. Génesis 1:16

• Yatsar – formo, modelo, cf. Génesis 2:7

En el cuarto día Elohim hizo el sol, la luna y las estrellas, no los creo. Ya existía todo el material necesario desde el primer día. A partir de este momento vemos claramente que la tierra daba vueltas alrededor de su eje. En el Salmo 104:19 está escrito: “El hizo la luna para medir las estaciones.” El anuario de la Torah se rige por la luna, no por el sol. Actualmente el año lunar tiene aproximadamente 354.36 días y el ano solar aproximadamente 365.25 días. Pero en el tiempo de la creación parece ser que no fue así, sino el año lunar coincida con el ano solar, con 360 días cada uno. Los datos históricos y arqueológicos muestran que hubo un desajuste en nuestro sistema solar de modo que el ano solar fue cambiado y se añadieron cinco días. Esto ocurrió alrededor del siglo VII antes de la era común. Para ajustar la diferencia entre el ano lunar y el ano solar, en el anuario judío, que sigue la luna, se añade un mes extra cada dos o tres anos. En total fuera de tiempo, en relación con el ciclo agrícola. Con otras palabras, la primera fiesta, la Pascua, tiene que celebrarse en la primavera cuando la cosecha de la cebada este lista en la tierra de Israel. La fiesta de Pentecostés se celebra cuando la cosecha del trigo empieza, y la fiesta de las Cabañas se celebra después de la recolección de los árboles frutales.

 Bereshit (Génesis) 1:24-2:3:Ultimo y sexto día de la creación, fueron hechos los seres vivientes sobre la tierra, mamíferos y reptiles, y la creación del hombre. Primero “formo” el cuerpo humano con lodo de la tierra, cf. 2:7. Después creo la vida humana, por medio de soplar espíritu de vida en su nariz. Lo primero que respiro el hombre fue el Espíritu de Elohim. Esto nos enseña que el hombre está por encima de los animales. El hombre necesitaba un acto de creación diferente al de los animales. El hombre tiene algo que los animales no tienen, el ama superior, en hebreo “neshama”.

En la creación del hombre, la palabra “imagen” tiene que ver con lo exterior del hombre y “semejanza” tiene que ver con las cualidades interiores y espirituales.

Romanos 5: 14 : “Adam, es figura del que había de venir.”

“Varón y hembra los creo; y los bendijo, y los llamo Adam el día en que fueron creados.”

La expresión “varón y hembra” debe ser entendida como “masculino y femenino”. Esto nos enseña que un aron debe ser masculina y una mujer debe ser femenina. Deben ser diferentes. También nos enseña que un varón no es completo sin una mujer que le complemente, y una mujer no es completa sin un varón que le complemente. Los dos fueron creados para ser la raza humana, el un no puede existir sin el otro y viceversa. Cuando el hombre deja de tener claro el hecho de que fue creado varón y mujer, masculino y femenino, deja de cumplir una de sus funciones más importantes en la creación. Por ese motivo, la Torah está muy clara en afirmar que hay diferencias muy marcadas entre varón y mujer y prohíbe todo tipo de acción que sirva para eliminar esas diferencias. Por lo tanto, el estado más depravado del ser humano es cuando pierde su identidad de varón o mujer y se vuelve homosexual. En la cadena de apostasía del ser humana, expresada en Romanos capitulo 1, la homosexualidad es el estado final, más bajo. Pero, gracias al Eterno, hay un plan de restauración para el hombre caído, dañado y depravado,

1 Corintios 6:9-11

“Y dijo Elohim: He aquí, yo os he dado toda planta que da semilla que hay en la superficie de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto que da semilla; esto o servirá de alimento.”Los hombres no podían comer carne hasta después del diluvio, cf. Génesis 9:3

Todos los animales comían vegetales. Ningún animal mataba a otro para comer. El mundo fue creado muy diferente a lo que vemos ahora, después de la caída en pecado, cf. Romanos 8:19-22“Y bendijo Elohim, el séptimo día y lo santifico, porque en el ceso de toda la obra que El había creado para hacer”El séptimo día fue un día bendecido por Elohim. Hay una bendición especial pronunciada cobre, y escondida dentro de, ese día. Ningún otro día de la semana tiene una bendición especifica. Anteriormente los seres vivos, animales y hombres, habían sido bendecidos, pero ahora el Eterno bendijo un día, un lapso de tiempo de 24 hs. Pero no solo bendijo el séptimo día, sino también lo santifico. La palabra hebrea que ha sido traducida como “santificar” es “kadasha”, que significa “apartar”. Esta palabra tiene dos connotaciones principales, apartar de algo y apartar para algo. En este caso, el séptimo día fue apartado de los demás días para ser diferente. Pero no solamente esto, sino también fue apartado para el Eterno para ser de su exclusive posesión. Algo que ha sido santificado, solo puede ser utilizado para el objetivo para el cual fue santificado. Si es utilizado para otra cosa o con otro motivo, es profanado. Así que el Shabath fue santificado de los demás días de la semana para ser diferente y fue santificado para ser de la exclusiva posesión del Creador. Ese día es suyo, lo ha apartado para El, para ser su propio día, por esto lo llama “mi día santo” en Isaías 58: 13-14

El Shabath es el día del Eterno. El tiene un propósito muy especifico para ese día. Después de terminar toda la obra de la creación en seis días, preparo un día exclusivo por medio del cual él pudiera tener una relación especial con el hombre y obrar de una manera concreta dentro del hombre, santificarlo, Éxodo 31:13 El hombre fue creado a imagen y semejanza de Elohim, y por eso es hijo de Elohim. Por lo tanto, el hombre ha sido hecho para ser un reflejo y un imitador de su Padre celestial. (Según el pensamiento hebreo no hay mayor diferencia entre engendrar y crear. Por ejemplo, está escrito en el Salmo 90:2 que las montanas fueron engendradas.) Y como el Padre ceso de su labor en el séptimo día, el hombre hace lo mismo, Éxodo 20: 8-11. Es decir, en el séptimo día no se hacen cosas que intervienen el orden natural de lo creado. Durante seis días semanales, el hombre puede intervenir en la creación, mostrado su poderío sobre todas las cosas. Puede plantar, puede quebrar ramas y arrancar flores; puede construir o derribar; puede unir o cortar. Puede trabajar con todas las cosas que el Eterno ha entregado en sus manos. Pero en el séptimo día no puede hacer nada de eso, porque su Padre le dejo un ejemplo a seguir. Un hijo obediente hace lo mismo que su padre. Un hijo rebelde no imita a su padre. ¿Entonces qué debe hacer el hombre durante el séptimo día? Dos cosas principales, cesar de las actividades del resto de la semana y dedicarse de una manera especial a Elohim. De esa manera podrá obtener el benéfico de esta bendición que esta pronunciada sobre ese día. La palabra hebrea que ha sido traducida como “ceso” es Shavat”. De allí viene la palabra “Shabath” que significa “parada de actividades”, “parada en la producción”, “paro de la obra” o simplemente “cese”. La palabra “Shabath” aparece por primera vez en Éxodo 16:23 Es importante notar que la palabra Shabath no significa “descanso” en el sentido de recuperar fuerzas. El Eterno no necesitaba descansar después de su obra de creación, porque El no se cansa, Isaías 40:28 Por lo tanto el séptimo día no fue hecho, en primer lugar, con el fin de que el hombre descansara de sus labores fatigosas. En el principio el hombre no tenía una labor que le hizo sudar o gastar sus fuerzas para tener que recuperase durante un día a la semana. Este no es el concepto principal del Shabath. Se trata, como hemos dicho, de cesar de intervenir en la creación. Por lo tanto, al traducir la palabra “Shavat” como “descanso” y la palabra “Shabath” como “día de reposo” es fácil confundirlo con el significado y propósito primordiales de ese día. Si el Shabath es un día cuando no es que sea de descanso, sino de dedicación al Eterno de una manera diferente al resto de los días de la semana.

 Bereshit (Génesis) 2:4-3:21

Segundo relato de la creación

1. El hombre (Adam) es formado a partir del polvo de la tierra (adama); trabaja y guarda el gan Eden (jardín del placer)

2. El Eterno establece 2 ordenes simples que hacer y que no realizar.

3. Adonay delega autoridad en Adam para poner nombre a los animales.

4. El separado Adam en hombre y mujer

5. El hombre transgrede la regla de abstenerse de tocar y comer.

6. Las consecuencias de la trasgresión son dictadas por Di-s

 Bereshit (Génesis) 3:22-4:26

El hombre adquiere la capacidad de discernir entre el bien y el mal; es sacado de gan edén y el árbol de la vida es custodiado por querubines. Java (Eva) concibe a Cayin (Caín) y Hebel (Abel). Sucede el homicidio de Hebel y Cayin es expulsado a Nod. Javah concibe a set (sustitución)

 Bereshit (Génesis) 5:1-24

Genealogía desde Adam hasta Enoc que es llevado por Hashem.

 Bereshit (Génesis) 5:25-6:8

Genealogía desde Matusalen ben Enoc hasta Noaj con sus hijos Sem, Cam, Jafet; Describe la descomposición moral del hombre, esta hace que El Eterno se duela de su creación y resuelva borrarla de la tierra; sin embargo Noaj hallo gracia delate de sus ojos.

Resumen de la Haftarah Bereshit: Yeshayaju (Isaias) 42:5-42:21 (Sefardim)

Isaias 42: Yo Hashem te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardare y te pondere por pacto al pueblo, por luz de las naciones, 7 para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas.

El Eterno es claro, nos sostendrá y nos guardara con el objeto de ser luz a las naciones, la Torah deberá estar demostrada con nuestra actos de una forma práctica, y si revisamos los tiempos del Mesías Yeshua nos daremos cuenta que el judaísmo era un pueblo eminentemente proselitista.

Mateo 23: 15 aquí se resalta el hecho de que el judaísmo si hacia proselitismo, corroboremos esto con una multitud reunida para celebrar la fiesta de Shavuot (semanas, conocida por algunos como Pentecostés) cuando aun los meshiajim (seguidores) del Mesías todavía no hablan de su fe entre los gentiles. Hechos 2:10. Y aun en la elección de los diáconos, en donde se encontraba un varón prosélito: Hechos 6:5

¿Que leemos en la voluntad de Hashem?, volvamos a Isaías 42: 6

¿Cómo abriremos los ojos a los ciegos? Será acaso físicamente o solo espiritualmente, ¿Cómo sacaremos a los presos? Solo físicamente o espiritualmente? Pero en donde no queda lugar a dudas es en sacar de casa de prisión a los que moran en tinieblas, ¿Quiénes son los que moran en tinieblas? Desde luego que son aquellos que están alejados de la luz, y si prestaste atención al versículo debes darte cuenta que es precisamente el deseo del Eterno que nuestro pueblo ilumine a la humanidad con la verdad de Hashem.

Debemos simplemente hacer la labor que nos corresponde, ¿Cual? Que nuestras palabras sean coherentes con nuestros actos que pongamos en alto el nombre del Eterno a través de nuestras acciones, que en la medida de que hablemos de la verdad de Hashem otros se interesen en tener los que uno tiene, en que la gente, nuestros conocidos, los familiares a cuales les ha llegado la luz tengan la oportunidad de ver con sus ojos que verdaderamente hay un Elohim que vale la pena seguir, ya que si esto no es así ¿Cómo podremos argumentar que si somos personas que damos buen fruto? Yeshua nos enseña al respecto, Mateo 5:14

Si es que en verdad tenemos luz, la forma de demostrarla es través a nuestras obras, para que “glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” La coherencia de nuestras palabras con nuestros actos es la forma visible de demostrar si es que andamos en luz o no, y le pido al Eterno que quite toda conciencia cauterizada con el objeto de que estemos consientes de esto y nos ayude a caminar en el sendero de justicia.

 Autor: Rabino Manuel David Goffman. PhD

Comments

paypal
parasha